<img height="1" width="1" style="display:none;" alt="" src="https://px.ads.linkedin.com/collect/?pid=2414825&amp;fmt=gif">

Para responder a la pregunta del título, se debe comprender cómo ha evolucionado el uso de Internet en los últimos años. Y es que una cosa es cierta: estar en línea se ha convertido prácticamente en una necesidad básica de todas las personas. Lo que una vez fue algo para unos pocos cada vez más se convierte en algo para muchos. 

El informe de BBVA Research en Colombia sobre la penetración y el uso de las nuevas tecnologías estima que en 2020 Colombia, el 64% de la población utilizará Internet, lo que equivale a 32 millones de personas. 

Con teléfonos inteligentes cada vez más potentes, prácticos y baratos, los dispositivos portátiles ocupan el espacio que una vez perteneció a la computadora, y se han convertido en el dispositivo predominante a la hora del acceso preferencial a Internet, pues llega al +90% de los usuarios.  Este gran número de usuarios, al mismo tiempo, trajo consigo un tema muy importante: la seguridad digital. 

Seguridad digital: un tema que se ha vuelto extremadamente popular y necesario

Nunca se ha hablado tanto de seguridad digital. Cada vez más, los casos de ciberdelitos acaparan las noticias y las conversaciones entre amigos: frente a la coyuntura nacional del COVID-19 se ha presentado un aumento de hasta un 37% de ciberataques. 

De 2017 a 2019 se reportaron 52.901 denuncias de las cuales el mayor número de hurtos se realizan a través de medios informáticos (31.058), seguido por robo de identidad (8.037), donde Bogotá fue la ciudad que más incidentes reportó (5.308), luego Cali (1.190) y Medellín (1.186).

Los casos más comunes en nuestra región son: robo de identidad, dispositivo “zombi”, comercio electrónico comprometido, “secuestro” del dispositivo y la infiltración de gusanos informáticos. 

Una de las principales ventanas de vulnerabilidad se produce a través de las redes Wi-Fi: los delincuentes digitales no escatiman esfuerzos a la hora de buscar vulnerabilidades para atacar la mayor cantidad posible de dispositivos y hoteles, que son objetivos recurrentes debido al flujo de huéspedes. 

Wi-Fi: una estructura obligatoria, aunque costosa 

Hoy en día es imposible no ofrecer Wi-Fi. Sin embargo, dado el cada vez más complejo escenario de uso y el volumen de ciberdelitos, ofrecer una red de calidad va mucho más allá de simplemente contar con una. 

El primer punto es la velocidad. Un Internet lento puede causar una experiencia muy negativa, al frustrar la estadía de su huésped. Sin embargo, ofrecer una Internet de velocidad que pueda manejar una gran cantidad de accesos simultáneos sigue siendo un servicio con un alto costo en Brasil. Además, tercerizar este servicio ya no se ve más con buenos ojos, pues después de todo, ¿cómo se cobra por algo tan primordial? 

El segundo punto es la conectividad. Nos hemos convertido en una sociedad inmediatista. Necesitamos estar en línea constantemente. La foto en la piscina necesita ser subida en tiempo real, así como también el mensaje de Whatsapp o el correo electrónico de trabajo que se escribió mientras la reunión corporativa se llevaba a cabo en el salón del hotel. ¡Estas cuestiones no pueden dejarse para después! El punto es que la “no conectividad” es percibida como un problema propio del hotel, por lo que no se puede tener ninguna zona sin conexión. 

Cobertura del celular: ofrecerla es más sencilla de lo que parece 

Cada vez más, la señal de telefonía móvil es la opción preferida por las personas para permanecer en línea. La conexión 4G ya ha alcanzado calidad, velocidad y, principalmente, buen precio, además de no tener limitaciones en su uso por parte del usuario, como sucedía hasta hace poco tiempo. Si a eso se le añade el problema de la seguridad digital y se ofrece una buena cobertura, la conexión 4G se convierte en una opción esencial, como el Wi-Fi. 

Tal vez se esté preguntando: ¿cuánto cuesta ofrecer una buena cobertura móvil a mis huéspedes? ¿Es algo asequible? La respuesta es bastante simple: no generará ningún costo para su hotel (en realidad hasta puede ser una fuente de ingresos), y un aliado estratégico ya posee todo el conocimiento para que esto se concrete de una forma tranquila y profesional.

El nombre de este modelo es DAS (Sistema de Antenas Distribuidas), y contamos con información específica para explicárselo. Con el DAS, el hotel establece un contrato de exclusividad con su aliado estratégico, el cual construye la infraestructura, negocia con los operadores y ofrece soporte a cambio de un valor mensual por la sociedad establecida. 

Si desea saber más sobre el modelos DAS, lo invitamos a conocer QMC Telecom, una de las empresas líderes en infraestructura de telecomunicaciones en el mercado. Para recibir contenidos exclusivos directamente en su correo electrónico, suscríbase a nuestro boletín de noticias ahora mismo.

CTA_Ebook_TD_fim_post_CO
¿Te gustó el contenido?

¡NOSOTROS ESPERAMOS QUE SÍ! 🙂

Luego, eche un vistazo a este Ebook sobre transformación digital en la gestión hotelera: hablamos sobre la reputación en línea, los sistemas de reservas, la experiencia del consumidor y el futuro de la revolución digital en los hoteles.

DESCARGAR AHORA

DEJE UN COMENTARIO

¡Suscríbete a nuestra newsletter¡

New call-to-action